Te contamos cómo prevenir lesiones graves en un accidente de tránsito.

Un accidente de tránsito es un evento traumático que ninguno de nosotros quisiera vivir. El riesgo está latente en las calles y carreteras, debido al exceso de velocidad propio o de otros vehículos, mala señalización, distracciones,  inexperiencia  al manejar, entre otros.

Y es que a pesar de las campañas de prevención de accidentes de tránsito en todo el mundo, las cifras no son alentadoras: 1.24 millones de personas mueren anualmente en el mundo por causa de accidentes de tránsito, siendo esta la principal causa de muerte entre los jóvenes entre los 15 y los 29 años de edad.

Aunque pudieran parecer inevitables, las lesiones de un accidente de tránsito se pueden prevenir con prácticas de conducción segura que cualquier conductor debe conocer. Te nombramos las más importantes, a continuación:

Seguridad activa y pasiva: fundamentales

Los elementos de seguridad activa y pasiva de un vehículo son fundamentales para evitar lesiones graves en accidentes de tránsito.  Y es que es bien sabido que un carro inseguro, en mal estado o sin los elementos de seguridad activa y pasiva correspondientes, puede influir en que las heridas de las personas accidentadas sean mucho peores.

Los elementos de seguridad activa y pasiva que pueden proteger a los ocupantes de un vehículo en el momento de un accidente de tránsito son:

Seguridad activa

Estos se encargan de disminuir el riesgo de accidentes de tránsito por medio del control del vehículo.  Estos son:

Frenos:

Son los encargados de detener el vehículo cuando ante este se presentan obstáculos que impiden su circulación. Revisa los frenos continuamente para evitar accidentes de tránsito.

Llantas:

Garantizan la adherencia y control del vehículo, incluso en situaciones climáticas adversas. Tienen gran responsabilidad en el frenado del vehículo y amortiguan las vibraciones que éste produce. Realiza el balanceo de las llantas del vehículo cada año.

Suspensión:

Garantiza el contacto de las 4 ruedas con el piso. Le otorga estabilidad en el ejercicio de la conducción. Cuida la suspensión de tu vehículo evitando calles ahuecadas y otros daños.

Dirección:

Le da toda la maniobrabilidad necesaria al conductor para dirigir su vehículo de forma eficiente.   Revisa la dirección de tu vehículo por medio de la revisión por kilometraje del vehículo.

Iluminación:

Proporciona al conductor la capacidad de ver y ser visto por otros conductores. Evita accidentes de tránsito en condiciones de baja o nula visibilidad. Revisa continuamente el funcionamiento de las luces de tu vehículo.

Climatización:

Regula la temperatura en el interior del automóvil. Es un elemento de seguridad activa porque garantiza la atención en el ejercicio de la conducción al evitar la fatiga en el conductor (cuando la temperatura interior es 5 grados más caliente que el exterior es muy probable que se produzca estos efectos en quien conduce el vehículo).

Seguridad pasiva

Son aquellos que amortiguan el impacto del choque del vehículo de los ocupantes del mismo. Estos son:

Airbag:

Los airbag son bolsas de aire que se inflan en milésimas de segundos para disminuir el contacto del conductor o los pasajeros con el interior del vehículo en caso de un fuerte impacto. Este absorbe parte de la energía cinética del conductor y los pasajeros al momento del choque y evita lesiones cervicales al evitar movimientos de cabeza muy pronunciados.

Cinturones de seguridad:

Son los encargados de retener en una posición firme a los pasajeros de un vehículo e impedir que salgan disparados en caso de una colisión. En Colombia, no usar el cinturón de seguridad conduce a una multa de 30 salarios mínimos diarios legales vigentes incluso para los pasajeros de la parte trasera del vehículo.

Apoyacabezas:

Evita, en un accidente de tránsito, el efecto llamado “latigazo” o lesión cervical que afecta el cuello y la espalda de la persona, debido a la  tensión del cuello al momento del accidente.

Diseño de la carrocería y chasis:

Por medio del diseño de los puntos fusibles se puede tener una deformación programada al momento de un impacto para que la energía no se transmita al interior del habitáculo del vehículo evitando lesiones graves en conductor y pasajeros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *